Cuando surge un problema en los huesos, por ejemplo una fractura o un desgaste, y hay que utilizar una prótesis o un implante, existe una posibilidad de rechazo. Nuestro organismo no acepta cualquier material y si se trata de un relleno óseo es más exigente. De ahí que la hidroxiapatita y su aplicación biomédica sea un valor en alza.

El objetivo de los recubrimientos con hidroxiapatita es la osteointegración, el proceso por el cual las células óseas se adhieren a una superficie metálica.

La hidroxiapatita, material biocompatible

La hidroxiapatita es un biocristal, formado por átomos de calcio, fósforo e hidrógeno, que se encuentra principalmente en los huesos y en los dientes y les confiere su dureza característica. Además, trabaja siempre en colaboración con el colágeno, dando lugar a un material compuesto o composite de características extraordinarias.

A la vez es también un mineral, que forma parte de rocas metamórficas. Es un fosfato de calcio, con un tamaño de partícula mayor. Su importancia radica en que es un material biocompatible, es decir, que al entrar en contacto con el organismo este lo acepta adecuadamente y no se produce rechazo.

Eso hace que la hidroxiapatita ofrezca grandes posibilidades en su aplicación biomédica. Y así se ha demostrado en Odontología, en Ortopedia y en Cirugía Máxilofacial. Se emplea como material de recubrimiento de las prótesis o implantes, como sustancia de relleno o para formar prótesis o implantes.

En Odontología se utiliza principalmente en productos de higiene dental y en implantes. Combinándola con el flúor ayuda a incrementar la resistencia del esmalte y la dentina, repara imperfecciones y previene la desmineralización del esmalte.

Por lo que respecta a la Cirugía Máxilofacial, las aplicaciones biomédicas de la hidroxiapatita van encaminadas a reconstrucciones faciales.

La hidroxiapatita acelera el proceso de formación ósea

Pero dónde más se está avanzando en la utilización de este biomaterial es en la ortopedia. Concretamente en los recubrimientos de hidroxiapatita de las prótesis articulares. ¿Por qué?

Porque se ha demostrado que aceleran el proceso de formación ósea, al estar formados por un fosfato de calcio de prácticamente la misma relación de calcio y fósforo que el hueso humano. Al ser un material bioactivo, la hidroxiapatita puede integrarse en estructuras óseas y soportar su crecimiento sin romperse ni disolverse. Además, tiene la capacidad de acelerar la reconstrucción del tejido óseo en la superficie del implante metálico, creando una rápida unión.

Otra de las ventajas de los recubrimientos de hidroxiapatita es que mejoran el crecimiento del tejido óseo a través de los poros del recubrimiento, y ofrecen buena estabilidad mecánica en el proceso de fijación de los implantes.

En Biovac trabajamos con la hidroxiapatita en diversos recubrimientos, sola o combinándola con titanio, donde se combinan las ventajas de la rugosidad del titanio y la bioactividad de la hidroxiapatita.

Además, son recubrimientos resistentes tanto a la corrosión como al desgaste, para prolongar y alargar la vida útil de las prótesis y, por ende, la salud de las personas implantadas.

Estos recubrimientos son fruto de un know-how empresarial de más de 30 años con metodologías exclusivas y verificadas en nuestros laboratorios. El objetivo que se pretende con los recubrimientos de hidroxiapatita es la osteointegración, el proceso por el cual las células óseas se adhieren a una superficie metálica.

Con ella se consigue que la unión sea mucho más estable, natural y permite un rango de movimiento más amplio.

¿Necesitas ampliar información?

Contacta con Biovac y consúltanos cualquier duda. Estaremos encantados de atenderte.

Biovac

Acerca de Biovac

Deja una respuesta